miércoles, 27 de octubre de 2010

Néstor: dolor y temor

Néstor Kirchner será recordado de muchas maneras. Su muerte súbita lo sepultará en la historia como el Presidente que inició un proceso recuperación y transformación en el 2003 que aún no tiene desenlace ni conclusión, sino más bien, y más hoy que nunca, incertidumbre.

La historia lo recordará quizá como el valiente que se atrevió a un puesto de fuego en un momento tremendo, en un país tremendo; como el redentor del neoliberalismo; como el hombre del sur capaz de animarse a toda una Nación y tomar el bastón presidencial en manos del mafioso de Duhalde; quizás simplemente como el hombre de los mocasines; con mayor probabilidad, como quien alzó y enarboló la bandera de la defensa de los Derechos Humanos. O quizá sencillamente sea recordado como el esposo de Cristina Fernández de Kirchner; como el primer presidente de nuestra América; el refundador de la Patria Gande. O, quién sabe, como el militante que llenó de montoneros la Casa Rosada.

Pero, sin duda, una imagen recorrerá todos los libros y manuales. Una imagen que será inmortalizada como una de las más relevantes de nuestro país; la imagen de un gesto, de un noble pedido con fuerza de orden. El pedido al Jefe Máximo de las Fuerzas Armadas en el mismo lugar que años atrás había funcionado como centro clandestino de detención de dicha instutución, de que retire, para siempre, el cuadrito del Presidente más nefasto de nuestro país, Jorge Rafael Videla. "No es rencor ni odio lo que nos guía en este día; es justicia y lucha contra la impunidad", declaraba.

6 comentarios:

Ayelen Evangelina Ponce Cativa dijo...

Al levantarme en este dia raro ,inusual...para todos,con la taza de cafe en la mano, prendiendo la tv me encuentro con la tremenda noticia, sorprendente, inesperada...
creo que quizas "lo recordará quizá como el valiente que se atrevió a un puesto de fuego en un momento tremendo".
Tambien hay que recordar que fue un hombre con una esposa e hijos...

PD: Muchas gracias,que bueno que te haya gustado lo que publique,me pone feliz,desde ya un cordial saludo,seguiremos comunciados!

Catalina dijo...

Día atípico totalmente. Nadie esperaba levantarse en una mañana como esta y recibir una noticia tan importante.
Más allá de cómo cada uno decida recordarlo, fue una un presidente para todos y, más que eso, una persona. Y eso es lo que realmente importa.

Anónimo dijo...

Incertidumbre, esa palabra describe todo

locucho dijo...

Si se lo recordara como aquél que llenó la Casa Rosada de Montoneros, me sentiré igual o más orgulloso todavía. Y visto a la distancia, cafa vez más, sí, se murió un Fidel Castro. Para resumir mi sensación extraña en el estómago a la mañana, sentí que se nos fue el único en todo el mundo de entre 6.697.254.041 habitantes que sabía perfectamente qué iba a ser de la Argentina durante los próximos cincuenta años; y no sólo lo sabía sino que lo pretendía hacer con sus manos. Ahora, después de siete años de algunas disyuntivas importantes y de equivocaciones tremendas, así como de reconocimientos en general implícitos, me doy cuenta de que todas las acciones que realizó y que a veces dudé que fuera realmente consciente, estaban concatenadas una a otra y a otra en un largo y sinuoso camino de éxito.

Es una lástima que sea tan pronto para, antes de decidir cosas importantes, tengamos que pensar "¿Y qué hubiera hecho Néstor en estas circunstancias?", pero no dejaremos de hacerlo.

Cuando deje de llorar como un bebito (recién me solté viendo 678) intentaré decir lo que siento, que aunque quizá lo diga todo el mundo como propio, yo lo siento tan original.

Darío dijo...

Señaló un camino. Un proyecto. Lo inició. Hay que continuarlo. Profundizarlo, es verdad. Pero ES el camino; esa es hoy una convicción generalizada, presente; asumida. Podrán -y podremos- criticar, pero siempre manteniéndonos en el camino, en esa misma huella. Jamás de los jamases tocando esa banquina tan peligrosa y desleal que se sabe a dónde puede llevarnos.

Una persona, un ex presidente, pero también el futuro presidente. Yo estoy seguro de que hubiese podido construir mucho más de lo construído hasta ahora en los años que se venían y se vienen. Ahora habrá que construirlo entre todos.

Gracias por compartir las sensaciones.

¿Tenemos que ser leones al lado de Cristina? Tenemos que ser leones al lado de Cristina, sí.

Maria dijo...

Daro,

La única palabra que me chifló es "incertidumbre" porque me pasó lo contrario: nunca, en toda mi vida, tuve tanta certeza y convicción y participación política positiva, en apoyo.

La muerte de Néstor fué un cachetazo que me exigió 3 días en la Plaza para procesarlo y miles de lágrimas, reflexiones, abrazos, caminatas y muchas miradas a los ojos de desconocidos.
Desconocidos que esos días sentí como hermanos.

No tengo dudas, es maravilloso.
No sé sólo lo que NO quiero, en contra de qué estoy.
Ahora sé por dónde SI quiero ir, quiero que Argentina siga siendo inclusiva, hasta que la última persona, minoría u otredad sienta que tiene un lugar en esta tierra, y que todos y cada uno de los hijos de puta que atentaron contra este pueblo sean procesados.

el cuadro de Videla como las multinacionales, el FMI, la iglesia, las AFJP, los multimedios etc etc etc

Qué bueno que lo viviste nene!!!
Hoy son estos tipos los protagonistas de nuestra historia.
A tu edad, el prota de la nuestra era... Duhalde! Menem! aaaaaaaaaaaaaaaaa

Como dice el tata, bien anti propiedad privada, "los espacios son de quienes los ocupan".
Ocupemos que están acá, para ser nuestros, de todos.