sábado, 18 de junio de 2011

¿Me regalás un trago?

La primera vez que te vi, en aquella fiesta hace más de tres años, estaba en la barra tratando de vender tragos pero era imposible; la mayoría se acercaba, como vos, a pedir algún que otro vaso de alguna bebida -no importaba cuál- para, o terminar peor una noche que ya venía mal, o tratar de remontarla (cosa díficil, se sabe).

Tu caso estaba entre los primeros, me enteraría después.

Es que algo te pasaba con tu chico y la noche venía para atrás. Por eso habías decidido dejar la pista y recurrir al último recurso: la barra y la posibilidad de una cerveza bien fría gratis o, quién sabía, un fernet branca de litro con hielo para compartir con todas tus amigas (recurrir a billetes para salir de un mal momento hubiese significado el fracaso total).

"¿Me regalás un trago?", preguntaste tierna pero ratonamente, mientras ponías los brazos sobre la mesada toda sucia de limón, sal y otros aperitivos. "¿Gratis? Ni en pedo", te contesté, rotundo, discipliscente. Feo.

Recuerdo, entonces, haberme impresionado y lamentado cuando, dando media vuelta, te alejaste de mí. Había sido un boludo, pero bueno, las ventas venían mal, todos queríamos irnos a Bariloche y... No, nada lo justificaba. Ni siquiera tenía tu nombre, tu división, año. Nada. Sólo sabía, claro, que eras del colegio. Que no era tan poca cosa, de última. Pero iba a ser difícil...

¿A qué voy? Sí, sé que no debería haberme reído el otro día cuando tus viejos me conocieron por primera vez y me preguntaron cuándo nos habíamos conocido, pero era imposible no pensar contestarles con la verdad: "Su querida hija estaba re en pedo porque la había dejado otro flaco y nada, como yo estaba vendiendo alchol en una barra de una fiesta clandestina y ella vino a pedir un trago gratis para terminar de mamarse, la mandé a la reputamadrequelaparió y ahí nos conocimos". No daba, no.

Sólo atiné a responder: "Fue amor a primera vista". Y ella, del otro lado de la mesa, se rió.

2 comentarios:

tecontaretodo dijo...

Qué Galán...
Se ha forrrrrmado una pareja (by Roberto) =)

locucho dijo...

Yo me acuerdo de una marcha, que fue poco tiempo antes, o poco tiempo después, con los mismos protagonistas. Y después de la primera vez que nos referimos a la susodicha (al tiempito de la marcha), que, no es por dármela de nada, un poquito se te notó, que era diferente.