miércoles, 11 de abril de 2012

Mi advertencia

La que era tiempo atrás ya no soy. Soy otra. Estoy herida, atravesada. Miro extraño, duermo incómoda -casi ni duermo-. Mis ojos no brillan hace tiempo, y aunque esto no lo vea, lo sé, lo siento. Estoy apagada. Quiero, intento, pero hasta abrazo de otra manera. Es que tengo un vacío. Es que lloré, lloré demasiado y en esas lágrimas se me fue parte de mí. Fueron muchas, demasiadas. De golpe. Sin aviso. Sin cuidado. Y ahora estoy, a medias. Sonrío poco y cuando lo hago me siento fría. No importa cuánta gente tenga a mi alrededor, no importa cuántos llamados me hagan mis amigas ni cuántos consejos me den, estoy sola... O casi. Soy yo y mis fantasmas que aparecen una y otra vez. Así que teneme tiempo, abrazame sin pedirme permiso, ni perdón. No esperes mucho. No esperes nada. No tengo nada para ofrecer: tan sólo este vacío y esta sonrisa que me cuesta.

7 comentarios:

tecontaretodo dijo...

El que avisa no traiciona...

Florci dijo...

''abrazame sin pedirme permiso, ni perdón''
Sin dudas lo mejor que leí en el dia y sin dudas algo que me encanta. Son los mejores abrazos, los abrazos mas abrazadores.
- Solo tiene una sonrisa y espera una de vuelta

Ayelén B. dijo...

¿Debería asustarme si me recuerda a mi? La próxima vez que conozca a alguien portaré con esta advertencia (si me es permitido)

algo de vos dijo...

"Yo te quiero cuidar más que a nadie. Es como una suerte de cumplido implícito que tengo conmigo, con vos y con el mundo."

chi-qui-to

un beso :)

Jr. dijo...

Espectacular, muy bueno!

martina dijo...

muy lindo
me sentí muy identificada pero bueno, por suerte así como podemos tener esas pequeñas muertes, también tenemos la capacidad de revivir

mer dijo...

mejor ponerse un par de zapatillas entonces.