viernes, 27 de agosto de 2010

Escupir

Te envidio por poder construir semejantes oraciones, con esa simpleza casi burda, tonta que las engrandece y las agiganta. Por esa manera de escribir, por esa expresividad que nunca voy a poder alcanzar. Me desvelo por las mujeres que no tengo ni voy a tener. Por esa casa con pileta y jardín que jamás conseguiré. Por ese hermano que nunca tuve y tampoco encontraré. Por tocar la guitarra como ese semi dios, pseudo mortal que ya todos saben quién es.

Por jugar en la bombonera de cinco y recibir el aplauso de la tribuna que se mueve, que late y vibra ante un foul innecesario pero elegante, de esos que se aplauden solo en ese templo al huevo huevo huevo que es la bombonera. Por salir del tunel y recibir el clamor de las masas coreando esta campaña volveremo a tar contigo, no sin antes haber abrazado a mis compañeros y haberles dicho ante ese partido de mierda que se jugaría: dale que esto es boca cheeeeeeeee.

Me encantaría no pensar por unas semanas, o al menos no pensar dos putas veces las cosas, dejar de ser tan organizadito, tan terriblemente racional, porqué todo tan ordenado!, pero a veces me supera, si encima termino este texto de morondonga y qué es lo primero que hago? Lo justifico, lo justifico, como si fuera una necesidad, una imperiosa necesidad. Necesito un turno urgente con mi subconsciente.

¿Pero para qué digo todas estas cosas? Yo solo quiero ir en gomón con mi viejo a pescar unos matungos, después desescamarlos, sacarle las tripas, y luego enharinarlos, más tarde freirlos, y comerlos, devorarlos con un poquito de limón y sal.

4 comentarios:

MIG dijo...

caracterítico de un porteño el texto!

Un silencio que nadie escuchó. dijo...

Loco.. podes no escribir y expresarte como quieras, o ser organizado aunque no quieras, pero sos vos.. siempre vas a ser vos y nunca nadie va a poder ser como vos. Aceptate a vos mismo, podes ser una persona increible, siendo organizado y justificando tu texto.. despues de todo, los defectos hacen a las virtudes.

LeaN BuKa dijo...

Baja un cambio... y no te persigas tanto. Me voy a remitir a reafirmar lo que dijo "Un silencio que nadie escucho"

Darío dijo...

Gracias por los comentarios!, sobre todo el de MIG! pero -también- hay ironía en el texto!